En el este de Ucrania la falta de agua corriente obliga a las persona a utilizar fuentes de agua sucia para sobrevivir

  • Palabras
    Traf Magazine

  • Fotografía
    UNICEF / Llena Hrom

  • Compartir
    Icono WhatSapp icono_facebook icono_twitter
Los niños que viven en zonas de conflicto tienen 20 veces más probabilidades de morir por enfermedades diarreicas relacionadas con el agua no potable que por la violencia directa de la guerra.


Más de seis semanas de conflicto en Ucrania han devastado las redes de agua y electricidad, dejando a 1,4 millones de personas sin acceso al agua corriente en el este de Ucrania y a otros 4,6 millones de personas en todo el país en riesgo de perder el suministro de agua, denuncian desde UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia).

Sólo en el este de Ucrania se han registrado al menos 20 incidentes distintos de daños en la infraestructura del agua. La intensificación de los combates en el este y el uso generalizado de armas explosivas en las zonas pobladas amenazan con diezmar aún más el sistema de agua, que ahora corre el riesgo de colapsarse por completo, tras 8 años de conflicto de baja intensidad en una red ya deteriorada, explican desde la agencia humanitaria dependiente de la ONU.

"El agua es esencial para la vida y un derecho de todos", dijo Osnat Lubrani, Coordinadora Residente de la ONU en Ucrania. "Los riesgos para la salud, especialmente para los niños y los ancianos, causados por los cortes de agua son graves, ya que la gente se ve obligada a utilizar fuentes de agua sucia, lo que provoca diarrea y otras enfermedades infecciosas mortales", añadió Lubrani.

En Mariupol, miles de personas utilizan fuentes sucias en busca de cualquier agua que puedan encontrar. Las principales ciudades de las regiones de Donetsk y Luhansk también están sin suministro de agua y otras 340.000 personas perderán el suministro de agua si se seca un embalse en Horlivka, denuncian desde UNICEF.

Hace un año, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptó por unanimidad la Resolución 2573, recordando que el derecho internacional humanitario (DIH) obliga a todas las partes en los conflictos armados a proteger a los civiles y las infraestructuras civiles, incluidas las instalaciones de agua. Sin embargo, las infraestructuras civiles, incluidas las redes de agua, saneamiento y electricidad, han sido destruidas durante la guerra en Ucrania, dificultando gravemente el acceso de la población a servicios vitales.

"Es imperativo que las partes del conflicto respeten sus obligaciones en materia de DIH y tengan un cuidado constante para preservar las infraestructuras civiles. En los casos en los que las instalaciones de agua sufren daños, los técnicos de agua deben tener acceso urgente y seguro para reparar la red", dijo Osnat Lubrani. Esto debido a que desde 2014 al menos 35 técnicos de agua han muerto o resultado heridos en las regiones de Donetsk y Luhansk.

"Los niños pequeños que viven en zonas de conflicto tienen 20 veces más probabilidades de morir por enfermedades diarreicas relacionadas con el agua no potable que por la violencia directa, como resultado de la guerra, dijo el representante de UNICEF en Ucrania, Murat Sahin. "Su acceso al agua, dondequiera que estén, no debe ponerse en peligro como consecuencia de la guerra; para los niños, es una cuestión de vida o muerte", añadió Sahin

Comentarios

¿Y tú qué piensas?

Sin comentarios todavía.

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son requeridos (*). Ingrese un email válido.

Los comentarios son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí

Continuar leyendo
Artículos Relacionados
Ultimos Articulos
Suscríbete a Nuestro Boletín

Para que no te pierdas nada de Traf Magazine te enviamos lo último a través de tu correo electrónico.

Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscribir