10 mil niños muertos o mutilados en Yemen desde que se iniciaron los enfrentamientos

  • Palabras
    Traf Magazine

  • Fotografía
    © UNICEF / Noman

  • Compartir
    icono_facebook icono_twitter
Según el portavoz de UNICEF, James Elder, "el conflicto de Yemen acaba de alcanzar otro hito vergonzoso: 10 mil niños y niñas han sido asesinados o mutilados desde que se iniciaron los combates en marzo de 2015. Eso equivale a cuatro niños al día".


Tras una misión de reconocimiento que le ha llevado tanto al norte como al sur de Yemen, el portavoz de UNICEF, James Elder, ha contado en rueda de prensa, en la sede de las Naciones Unidas en Ginebra, que el conflicto en Yemen ha superado los 10 mil niños muertos o mutilados. "Estos son, por supuesto, los casos que la ONU ha podido verificar. Hay muchas más muertes y lesiones infantiles que no constan en los registros, aunque sí para las familias de esos niños y niñas", ha explicado Elder.

"Regresé ayer de Yemen y allí he conocido a decenas de niños y niñas, muchos de ellos inspiradores; todos sufriendo. También he conocido a pediatras, maestros, enfermeras. Todos ellos han compartido conmigo historias personales que reflejan la de su país: están al borde del colapso total", ha relatado Jame Elder a los periodistas.

La crisis humanitaria de Yemen, la peor del mundo, según observadores de la ONU, representa una trágica convergencia de varias amenazas: un conflicto violento y prolongado; devastación económica; servicios destrozados para todos los sistemas de apoyo, es decir, salud, nutrición, agua y saneamiento, protección y educación; y una respuesta de la ONU con una grave falta de fondos.

Resumen del conflicto

Yemen está inmerso en una infinidad de conflictos, y esto ha provocado que el país más pobre de Oriente Medio se vea arrastrado a la crisis humanitaria más grave desde la Segunda Guerra Mundial, según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de la ONU.

En el contexto de las revueltas de las primaveras árabes de 2011, el régimen de Ali Adullah Saleh es reemplazado, pero esto no detiene el avance militar de los hutíes de Ansar Allah, grupo insurgente predominantemente zaidí chiita, sobre la capital Sana, en 2014. Así comienza la fragmentación del territorio en una multiplicidad centros de poder. Tras esto, una coalición internacional interviene en Yemen en el 2015, para intentar revertir la ofensiva hutí y restaurar la autoridad del gobierno previsto por la iniciativa del Consejo de Cooperación del Golfo de mayo del 2011.

Actualmente Yemen está lejos de ser un Estado viable y soberano. El grupo insurgente de Ansar Allah tiene un dominio casi completo del norte del país. El gobierno de Abdrabbuh Mansur al-Hadi, de crisis en crisis, lidia con las aspiraciones secesionistas del Consejo de Transición del Sur (CTS) y los intentos de integrarlo en su alianza con el partido Islah (organización islamista con una relación histórica con los Hermanos Musulmanes). Una pluralidad de formaciones sociopolíticas y grupos armados se extienden por el territorio. Yemen es, al mismo tiempo, un espacio donde la injerencia externa influye las dinámicas y el equilibrio de poder entre las facciones locales y los esfuerzos internacionales por estabilizar el país. Las rivalidades son constantes y se superponen entre sí, lo que hace difícil predecir el comportamiento de los diferentes actores y las expectativas de resolución del conflicto.

¿Y tú qué piensas?

Sin comentarios todavía.

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son requeridos (*). Ingrese un email válido.

Contenido relacionado
Suscríbete a nuestro boletín

Para que no te pierdas nada de Traf Magazine te enviamos lo último a través de tu correo electrónico.