Clavados increíbles desde Cueva de la Luz de Ibiza

21 julio 2021

Clavados increíbles desde Cueva de la Luz de Ibiza

21 julio 2021
  • Palabras
    Traf Magazine

  • Imágenes
    Red Bull

  • Compartir
Atletas de las Series Mundiales de Red Bull Cliff Diving se embarcan en una aventura en la que saltan desde los acantilados en uno de los lugares más secretos e inaccesibles de la salvaje costa oeste de Ibiza.

Guiados por las ansias de explorar, cinco atletas de las Seres Mundiales de Red Bull Cliff Diving, acompañados por Orlando Duque (el embajador de este deporte) viajaron hasta Ibiza, la tercera isla del Archipiélago Balear en lo que a tamaño se refiere. La australiana Rhiannan Iffland, 4 veces campeona de las Series Mundiales y el estadounidense David Colturi, residen en Europa durante la temporada de competiciones. A estos dos atletas se unieron también el francés Gary Hunt, la saltadora española Celia Fernández y Jonathan Paredes. El objetivo era ir en busca de “La Cueva de la Luz”.

La aventura supone a menudo un reto y esto fue lo que se encontraron en esta preciosa cueva, un auténtico reto. “Cuando oí hablar por primera vez de este lugar quedé impresionado”, dice Gary Hunt, el plusmarquista de las Series Mundiales. “No sabía si iba a ser posible. Luego vi las fotos y, más o menos, cambié de opinión, pensé que lo podríamos hacer. Al ver el lugar de verdad, no fue fácil tomar la decisión”.

La posición de despegue perfecta estaba en una pequeña plataforma de piedra plana a 25 metros de altura sobre las aguas cristalinas. Para que los saltadores pudieran superar con seguridad las rocas que había más abajo, tenían que alejarse unos 6 metros y, al mismo tiempo, no distraerse demasiado con la pared de roca del lado opuesto. La precisión y el ángulo eran claves para encontrar el lugar de aterrizaje entre dos rocas.

“Sinceramente pienso que lo más difícil es decidirte en el despegue porque tienes la pared enfrente y, aunque no vas a chocar contra ella, tienes que acercarte mucho”, explica David Colturi. “Debes mirar a la pared fijamente y lanzarte con toda tu fuerza para alejarte de la cornisa y alcanzar el punto deseado entre las dos rocas. Se puede hacer, pero hay que templar los nervios”.

El techo de la cueva se derrumbó hace muchos cientos de años y dejó una gran abertura directa al mar. Los saltadores tuvieron que respirar hondo y confiar en sus habilidades antes de saltar desde la roca y lanzarse al abismo.

Comentarios

¿Y tú qué piensas?

Sin comentarios todavía.

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son requeridos (*). Ingrese un email válido.

Los comentarios son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí

Continuar leyendo
Artículos Relacionados
Ultimos Articulos

Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscribir