Borrachos-des-recits Borrachos-des-recits

Borrachos: Cómo bebimos, bailamos y tropezamos en nuestro camino hacia la civilización

24 septiembre 2022

Borrachos: Cómo bebimos, bailamos y tropezamos en nuestro camino hacia la civilización

24 septiembre 2022
Borrachos-des-recits
  • Palabras
    Traf Magazine

  • Imágenes
    Des Recits

  • Compartir
El sinólogo y filósofo Edward Slingerland se embarca en una investigación laboriosa sobre el vicio más antiguo de la humanidad.

Aunque se han escrito ríos de tinta sobre la historia y la filosofía del alcohol y otras drogas, pocos han ofrecido respuestas completas y convincentes a la pregunta básica detrás del fenómeno: ¿por qué los seres humanos han recurrido desde siempre a sustancias alteradoras de la conciencia?

Borrachos, un trabajo de erudición interdisciplinar, trae una novedosa respuesta a esta cuestión. A partir de la evidencia de la arqueología, la historia, la neurociencia cognitiva, la psicofarmacología, la psicología social, la literatura y la genética, el investigador canadiense-estadounidense Edward Slingerland demuestra que nuestro gusto por los intoxicantes químicos no es un error evolutivo, como a menudo se plantea.

De hecho, la intoxicación ayuda a resolver una serie de desafíos característicos de los humanos, explica Slingerland, al, supuestamente, "mejorar la creatividad, aliviar el estrés, generar confianza y conseguir el milagro de que los primates ferozmente tribales cooperen con extraños".

"A la gente le gusta masturbarse. También le gusta emborracharse y comer pastelitos Twinkies; no todo al mismo tiempo, normalmente, pero eso ya es un asunto de preferencias personales. Desde el punto de vista científico, se nos viene diciendo desde hace mucho tiempo que estos placeres, por lo demás variopintos, tienen una cosa en común: que son errores evolutivos, formas astutas que tienen los seres humanos de sacar algo de la nada. La evolución nos regala pocos chutes de placer por hacer cosas a favor de sus planes, como nutrir nuestro cuerpo o transmitir nuestros genes. Sin embargo, los primates inteligentes llevan eones consiguiéndolos con trampas: han inventado el porno, los métodos anticonceptivos y la comida basura y han buscado o creado sustancias que les inundan el cerebro con dopamina, mostrándose cruelmente indiferentes hacia los objetivos originales del diseño evolutivo. Somos buscadores de placer desde tiempos inmemoriales, y aprovechamos con promiscuidad las pequeñas sacudidas de éxtasis cuando y donde podemos. Cada vez que alguien recibe un chute de endorfina al devorar un Twinkie, tomar un chupito de Jägermeister y después complacerse con Escapadas swingers vol. 4, está recibiendo una recompensa inmerecida. La evolución debe de estar que trina", plantea Slingerland en la introducción de Borrachos.

A partir de esta investigación, que no sólo explica por qué queremos emborracharnos, Slingerland también sugiere que, de vez en cuando, puede ser interesante agarrarse una buena borrachera.

Comentarios

¿Y tú qué piensas?

Sin comentarios todavía.

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son requeridos (*). Ingrese un email válido.

Los comentarios son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí

Continuar leyendo
Artículos Relacionados
Ultimos Articulos

Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscribir