terrible_sequia terrible_sequia

La terrible sequía que afecta algunas zonas de África hace aumentar el riesgo que corren los niños de morir en cantidades alarmantes

24 agosto 2022

La terrible sequía que afecta algunas zonas de África hace aumentar el riesgo que corren los niños de morir en cantidades alarmantes

24 agosto 2022
  • Palabras
    Traf Magazine

  • Imágenes
    © UNICEF/Frank Dejongh

  • Compartir
    Icono WhatSapp icono_facebook icono_twitter
Los niños en el Cuerno de África y el Sahel podrían morir en cantidades devastadoras a menos que se les proporcione apoyo urgente, ya que confluye el riesgo a padecer desnutrición severa y el de sufrir enfermedades transmitidas por el agua, advierte UNICEF.

El número de personas afectadas por la sequía en Etiopía, Kenia y Somalia sin acceso seguro a agua potable aumentó de 9,5 millones en febrero a 16,2 millones en julio, lo que incrementa el peligro de que los niños y sus familias contraigan enfermedades como el cólera y la diarrea.

"La historia muestra que cuando los altos niveles de desnutrición aguda severa en los niños se combinan con brotes mortales de enfermedades como el cólera o la diarrea, la mortalidad infantil aumenta de forma espectacular y trágica. Cuando el agua no está disponible o no es segura, los riesgos para los niños se multiplican exponencialmente", afirma la directora ejecutiva de UNICEF, Catherine Russell. "En el Cuerno de África y el Sahel, millones de niños están a solo una enfermedad de distancia de la catástrofe".

En Burkina Faso, Chad, Malí, Níger y Nigeria, la sequía, el conflicto y la inseguridad están generando inseguridad hídrica, con 40 millones de niños enfrentando niveles altos o extremadamente altos de vulnerabilidad hídrica. Ya mueren más niños como resultado del agua y el saneamiento inseguros en el Sahel que en cualquier otra parte del mundo, según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La mayoría de las personas en el Cuerno de África dependen del agua que les entregan los vendedores en camiones o carretas tiradas por burros. En las zonas más afectadas por la sequía, el agua ya no es asequible para muchas familias.

Más de 2,8 millones de niños de la región ya sufren desnutrición aguda grave, lo que significa que tienen hasta 11 veces más riesgo de morir por enfermedades transmitidas por el agua que los niños bien alimentados.

En Somalia se han notificado brotes de diarrea acuosa aguda y cólera en casi todos los distritos afectados por la sequía, con 8200 casos notificados entre enero y junio, más del doble del número de casos notificados durante el mismo período del año pasado.

Casi dos tercios de los afectados son niños menores de cinco años. Entre junio de 2021 y junio de 2022, UNICEF y sus aliados trataron más de 1,2 millones de casos de diarrea en niños menores de cinco años en las regiones de Etiopía más afectadas por la sequía: Afar, Somalia, Naciones, Nacionalidades y Pueblos del Sur (SNNP) y Oromia. En Kenia, más del 90 por ciento de las fuentes de agua abiertas -como estanques y pozos abiertos- en las áreas afectadas por la sequía se agotan o se secan, lo que representa un grave riesgo de brote de enfermedades.

En todo el Sahel, la disponibilidad de agua también se ha reducido en más del 40 % en los últimos 20 años debido al cambio climático y factores complejos como los conflictos, lo que pone a millones de niños y familias en mayor riesgo de contraer enfermedades transmitidas por el agua. Solo el año pasado, África occidental y central registraron el peor brote de cólera de la región en los últimos seis años, incluidos 5.610 casos y 170 muertes en el Sahel central.

El llamamiento de UNICEF para mejorar la resiliencia a largo plazo de las familias en la región del Cuerno de África, y detener la sequía que devastará vidas en los próximos años, solo está financiado en un 3 por ciento actualmente. De esa financiación, casi no se ha recibido dinero para la sección dedicada a agua, saneamiento y resiliencia climática. El llamamiento para que la región del Sahel central satisfaga las necesidades de los niños y las familias vulnerables con programas de agua, saneamiento e higiene solo está financiado en un 22 %.

"Imagínese tener que elegir entre comprar pan o comprar agua para un niño hambriento y sediento que ya está enfermo, o entre ver a su hijo sufrir de sed extrema o dejar que beba agua contaminada que puede causar enfermedades mortales", explica Russell. "Las familias de las regiones afectadas por la sequía se ven obligadas a tomar decisiones imposibles. La única forma de detener esta crisis es que los gobiernos, los donantes y la comunidad internacional aumenten la financiación para satisfacer las necesidades más agudas de los niños y brinden apoyo flexible a largo plazo para romper el ciclo de la crisis".

Comentarios

¿Y tú qué piensas?

Sin comentarios todavía.

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son requeridos (*). Ingrese un email válido.

Los comentarios son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí

Continuar leyendo
Artículos Relacionados
Ultimos Articulos
Suscríbete a Nuestro Boletín

Para que no te pierdas nada de Traf Magazine te enviamos lo último a través de tu correo electrónico.

Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscribir