Adolfo Schlosser Adolfo Schlosser

Adolfo Schlosser utilizó el arte para investigar el vínculo entre el alma y la naturaleza

24 julio 2022

Adolfo Schlosser utilizó el arte para investigar el vínculo entre el alma y la naturaleza

24 julio 2022
  • Palabras
    Traf Magazine

  • Imágenes
    Galería Elvira González

  • Compartir
    Icono WhatSapp icono_facebook icono_twitter
La obra de Schlosser se plantea como la reflexión de un artista que considera la naturaleza como organismo viviente y no como medio; por lo que en sus obras hay una clara referencia a ella desde un punto de vista formal además del uso de materiales como algas, piedras, cera natural, paja y adobe.

Adolfo Schlosser nace en Austria. Hijo de un ceramista, estudia escultura en la Academia de Artes Aplicadas de Graz y entre 1957 y 1959 se forma en pintura en la Academia de Bellas Artes de Viena. Durante esos años sus intereses vacilan entre las artes plásticas y la literatura, llegando a producir a lo largo de su vida numerosos textos literarios. A los 19 años, tras un periodo de cuatro años en Islandia alternando labores de pescador a bordo de un ballenero con las de escritor, regresa a Viena e inicia la práctica del hörspiel (radioteatro) y a comienzos de los años 60 empieza a hacer sus primeros trabajos escultóricos.

Viajando por toda Europa, en 1966 se instala en España. Una vez en Madrid entra en contacto con el ambiente artístico de la ciudad, lo que impulsó el desarrollo de sus ideas e inquietudes hacia la expresión plástica. Es también, en este círculo madrileño, donde funda la revista Humo, con Juan Navarro Baldeweg, Eva Lootz y Patricio Bulnes.

Lo más destacado de esta época es la recuperación de la escultura como forma principal de expresión. Tras sus primeras incursiones en el lenguaje geométrico, Schlosser crea un vocabulario propio estrechamente relacionado con la naturaleza. Su creciente interés por el espacio y las formas posibles gracias a la tensión de elementos le lleva a experimentar con materiales como el metacrilato y la cuerda. Sin embargo, en los años siguientes evoluciona hacia formas y materiales muy diferentes y comienza a experimentar con recursos orgánicos extraídos directamente de su entorno natural. Con ellos construye una obra sencilla, ligera y a la vez directa y contundente, en la que la dicotomía naturaleza/cultura toma forma en un juego de contrastes.

La Galería de Madrileña Elvira González inaugura el día 8 de septiembre su quinta exposición individual del artista. La exposición presenta más de cuarenta obras en las que se analiza la evolución del artista a través de una selección de esculturas, obra sobre papel e instalaciones desde 1973 a 2002. La práctica de Schlosser se plantea como la reflexión de un artista que considera la naturaleza como organismo viviente y no como medio; por lo que en sus obras hay una clara referencia a ella desde un punto de vista formal además del uso de materiales como algas, piedras, cera natural, paja y adobe.

Comentarios

¿Y tú qué piensas?

Sin comentarios todavía.

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son requeridos (*). Ingrese un email válido.

Los comentarios son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí

Continuar leyendo
Artículos Relacionados
Ultimos Articulos
Suscríbete a Nuestro Boletín

Para que no te pierdas nada de Traf Magazine te enviamos lo último a través de tu correo electrónico.

Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscribir