No dejes para mañana lo que puedes leer hoy

  • Palabras
    Traf Magazine

  • Fotografía
    Registro Giannina Espínola

  • Compartir
    Icono WhatSapp icono_facebook icono_twitter
Punto Cronopio es un espacio autogestionado que ofrece literatura gratuita a quien desee comenzar el viaje.


A partir del tercer año de dictadura militar, en Chile fue aplicado el impuesto al valor agregado del libro. La decisión derivó en una baja circulación de ejemplares y en altos precios, principalmente en el caso de bibliografía específica, quitando valor cultural al libro y haciéndolo para muchos, inalcanzable.

Finalizada la primera década del siglo veintiuno, más de la mitad de la población en Chile no leía libros, según reveló un estudio elaborado por la universidad de Chile y encargado por el Ministerio de Cultura.

Los indicadores en el año 2014 aseguraban alfabetización, pero baja capacidad de comprensión en el caso de textos largos y complejos, dando cuenta que la lectura no forma parte del listado de hábitos y que los libros son menos populares que la televisión.


A la acción

“Si estás cansado, aburrido, frustrado, triste o has tenido sólo un mal día, siéntate, tómame y léeme”.  De esta manera, el punto lector de calle Bulnes esquina Héroes de la Concepción en Iquique, invita a quien desee iniciar el viaje en coloridas cajas llenas de libros para compartir.  “Se hizo partícipe la misma comunidad, no sé como pero siempre el punto lector funciona, está con libros, a veces uno, a veces dos, a veces vacío. Los dejo con un distintivo para que no se los roben, para que sepan que no son para vender, son para compartir y para que vayan rotando entre la gente”, explicó Giannina Espínola, poeta e impulsora de la iniciativa. “Me gusta que fluya, no apurar las cosas”, asegura y cuenta que mantiene activo un segundo punto lector en la unidad de pediatría del hospital regional.


PedaLee

Junto a Camila Soto, con quien comparte formación y sueños, activaron el proyecto PedaLee, una propuesta de biblioteca itinerante que, a lo menos dos veces al mes, interactúa con la comunidad.  “Trabajamos con adultos responsables de niñas y niños a través de la lectura de cuentos, no queremos que el adulto esté alejado del niño y pegado a su teléfono móvil, trabajamos para motivarlos a que juntos lean un cuento y generen mayor conexión.  Después pasamos a los juegos, en los que compartimos la experiencia”, comentó Giannina.

Durante los últimos años, los movimientos sociales en Chile han dado cuenta de la desigualdad en materia de educación y en el acceso al capital cultural, siendo la promoción de la lectura una materia pendiente durante décadas.  “Que alguien tome un libro por curiosidad, abre un abanico de nuevas posibilidades” asegura Giannina quien cada miércoles junto a la corporación Del Bien Alita-Lonko, recorre Iquique apoyando a personas en condición de calle y dando origen a la Biblioteca Ruko.  “Es un espacio que funciona con libros donados, es una biblioteca callejera a cargo de una mujer en condición de calle, muy comprometida, lo que reivindica con libros la confianza en el ser humano”, concluyó.


Un té con jengibre canela y miel 

Sabe mejor espera 

sabe mejor paciencia

sabe mejor la ausencia

abrazada a una taza

abrazada al silencio

y la pausa con la que mis ojos miran

la canela gira

y un suave olor se expande

Aquí mientras

Té observo en sorbo a ti.

(Giannina Espínola)

Comentarios

¿Y tú qué piensas?

Sin comentarios todavía.

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son requeridos (*). Ingrese un email válido.

Los comentarios son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí

Continuar leyendo
Artículos Relacionados
Ultimos Articulos
Suscríbete a Nuestro Boletín

Para que no te pierdas nada de Traf Magazine te enviamos lo último a través de tu correo electrónico.

Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscribir